ENLACE PATROCINADO

miércoles, 23 de octubre de 2013

Hechizos Mágico de Seducción



Toda mujer tiene armas naturales para seducir, pero darán mayor resultado si fortalece ese poder con la energía de la magia. le ofrecemos varios   recursos para que consiga hechizar al ser amado y convertirse en su dueña.

L a seducción es un arte, pero, tiene su cuota de magia. Por eso, toda mujer es una hechicera y, aunque el hombre crea que es él quien conquista, en realidad, es ella quien termina amarrándolo. Para ello, se ponen en juego mecanismos inconscientes y sustancias hormonales que producen perfumes intangibles pero irresistibles, miradas que encandilan y otros elementos sutiles que desencadenan el deseo.

Y, de eso se trata precisamente esta nota, de dominar a voluntad los encantamientos necesarios para atraer al hombre elegido. A tal fin, recurriremos a fórmulas sencillas. Algunas muy antiguas y otras, más actuales.

EL VELO DE NEITH

Neith era una diosa del Antiguo Egipto venerada por todas las mujeres, pues era la que descorría los velos y abría los caminos del amor pasional. De ahí que, fuera considerada Diosa del Amor y de la magia, protectora de las mujeres y, también, del matrimonio. Este antiguo rito se realiza para descorrer el velo imaginario de la indiferencia y seducir a quien se desea.

Necesitará:

Un pañuelo de gasa blanca, una corona hecha con flores, ramas de lavanda fresca y los cosméticos que use habitualmente.

Proceda de esta forma:

El día que decida seducir, péinese, maquíllese y embellézcase lo mejor que pueda. Luego, perfúmese con su aroma favorito; si no lo tiene, use unas gotas de agua de azahar. A continuación, cíñase la corona de lavanda y cubra su rostro con una gasa blanca.

Párese mirando hacia el Oeste, extienda los brazos hacia ese punto y diga: “Abridora de caminos, Dama del Oeste, te llamo. Enséñame los oscuros y sagrados misterios de la seducción, pues no estaré completa sin ellos. Enséñame, Gran Neith, la magia de tu seducción y el poder de la antigua sabiduría de la Triple Diosa”.

A continuación, descorra lentamente el velo, sintiendo en su interior que el poder del amor entra en su cuerpo. Su imagen se tornará radiante y todos darán vuelta su cabeza al verla.

Cuelgue sobre la cabecera de su cama la corona de lavanda y salga a la conquista.

EL ESPEJO DEL AMOR

Este trabajo de hechicería tiene como objeto lograr una mirada irresistible, que enamore a primera vista.

Consiga un espejo.

Trace, alrededor del borde, con un lápiz labial rojo, una línea que lo enmarque (aunque tenga marco).

Una noche de luna llena, encienda un incienso para el amor como el de rosas o jazmines. Coloque el espejo en una mesita cubierta con una tela blanca y esparza sobre la tela pétalos de rosas rojas.

Concéntrese en el ser amado, luego mírese a los ojos en el espejo y diga: “Mi corazón te espera. Acércate a mí a través del influjo lunar. Mi mirada te seducirá, mis encantos te cautivarán, mi alma anhelante se conectará con la tuya y sentirás en tu corazón aquel mensaje que te envío”.

Exponga, luego, el espejo al humo del incienso y, finalmente, pegue sobre él una foto del ser amado o escriba con lápiz labial su nombre completo.

Envuelva el espejo en una tela color púrpura y guárdelo. Cada tanto, sáquelo para concentrar su mirada en él y repetir las palabras de seducción.

LA SONRISA CAUTIVANTE



Nada cautiva más a una persona que ver sonreír a otra; es otra forma de acto mágico. Utilice ese rasgo seductor y conviértalo en un hechizo de amor realizando lo siguiente.

Procedimiento:

Ponga, en un recipiente: 1/2 barrita de manteca de cacao cortada en trocitos, 1 /2 cucharada de glicerina, 6 gotas de esencia de almendras, 6 gotas de agua de rosas y coloree con 1 gota de colorante vegetal de repostería, de color rojo fuerte.

Mezcle bien los ingredientes con una espátula hasta obtener una pomada. Si es necesario, caliente a baño María la mezcla, pero sin que tome demasiado calor.

Una vez homogeneizada la preparación, elija un recipiente pequeño de porcelana con tapa y guarde allí la mezcla. Si el envase tiene forma de corazón, mejor todavía.

Escriba en un papel la frase: “Mi sonrisa te cautivará y la recordarás adonde quiera que vayas”. Doble el papel y ubíquelo debajo de la cajita.

Cuando quiera seducir a alguien, píntese los labios con su lápiz o brillo habitual y, luego, tome una pequeña porción de la pócima mágica y pásela sobre sus labios.

Su sonrisa encandilará a quien la mire. Eso sí… no olvide sonreír.

RITUAL DE UNIÓN CON FUEGO

Este trabajo de magia blanca se realiza cuando invitamos a nuestro hogar a cenar a alguien que aparentemente nos corresponde amorosamente. Para seducirlo y hacer que se anime a declararnos su amor o a continuar amándonos, trate de realizar la reunión íntima un viernes por la noche, y con luna menguante.

Necesitará:

2 manzanas deliciosas
2 velas blancas
2 cuencos de color rojo
1 cucharadita de azúcar
7 gotas de coñac o caña
4 gotas de aceite esencial de rosas
1 pizca de canela

Utilizará las manzanas como porta-velas. La cera blanca y el fuego fundidos con el resto de los ingredientes en el corazón de los frutos afianzará el vínculo y abrirá los caminos al amor verdadero.

Cómo realizar el ritual:

Escoja dos manzanas rojas de aspecto tentador. Frótelas para sacarles brillo y ahuéqueles el centro.

Coloque en el interior de cada fruto todos los ingredientes. A medida que vaya rellenando el hueco central, diga: “Un lazo de amor nos unirá fuertemente a través del tiempo y el espacio, corazón a corazón y cara a cara. Yo seré el espejo de tu alma. El fuego sellará este hechizo”.

Terminado el rito, coloque las manzanas sobre sendos cuencos y llévelas a la mesa. Inserte las dos velas en las manzanas y enciéndalas cuando su amor esté presente, antes de comenzar a comer.

Al finalizar la cena, tire los restos despachándolos en una corriente de agua (o hacerlo al día siguiente).

SEDUCCIÓN A TRAVÉS DEL OLFATO


Ahora pruebe seducir con los aromas. El uso de los perfumes es una de las formas más sutiles de la magia blanca, ya que los aceites esenciales se extraen de las plantas, de su parte más vital. Existen aceites esenciales específicos para mejorar el estado de ánimo de una persona hacia determinados fines y, en este caso, para predisponerla hacia el romanticismo.

Los aceites que deberá usar para seducir serán: almizcle, altamiza, azahar, canela, fresa y jazmín.

Utilice un hornillo para colocar un aceite esencial cada día de la semana. El domingo no encienda ninguno.

Pasada la semana, deberá evaluar cuál de todos los aromas ha despertado en su pareja, marido o novio los deseos de amor.

Entonces, a la semana siguiente, prepare usted una noche especial de seducción y encienda el aroma que mejor resultado haya dado.

CANELA DE LA PASIÓN

Prepare una cruz con dos ramitas de canela atadas con hilo rojo.

Encienda una vela rosa, tome una foto actual de su ser amado o de la persona que desea seducir y piense en su objetivo de conquista.

Cuando termine, coloque la foto mirando hacia arriba dentro de una cajita.
Ubique la cruz de canela encima de la foto y desparrame, luego, 3 dientes de ajo por encima.

A continuación, cierre la caja y envuélvala en una bolsita de nylon. Amárrela con un piolín o con bandas elásticas y colóquelas debajo de la cama en la que duermen juntos.

Deje la caja todo el tiempo que sea necesario para aumentar la pasión.

ROMANTICISMO BAJO LA LUNA LLENA

Con cintas y velas rosas, perfume y luna llena, puede realizar un hechizo que vuelva romántico hasta al más duro de los hombres. El único obstáculo que deberá salvar es que deberá hacerlo en una noche de luna llena y que el hombre no deberá enterarse de este ritual. Así que cuando se decida a realizar este hechizo, convénzalo de que salga de la casa.

Procedimiento:

Corte una cinta rosa en tres partes, cada una de medio metro. Moje las cintas con un perfume suyo que le guste mucho a su esposo.

Espere a que se seque y, en cada cinta escriba el nombre completo del ser amado que desea seducir.

Ate las tres velas rosas con las cintas. Encienda las velas y deje que se consuman hasta un poco antes de que el fuego toque las cintas. Mientras, concéntrese en las llamas proyectando imágenes mentales de su objetivo de seducción.

Finalmente, apague las velas, y entierre cintas y restos de velas en una maceta.

RITUAL DE LOS SIETE CLAVOS

El fin de este ritual es obtener el amor de nuestra pareja. Curiosamente, algunas personas creen que este ritual pertenece a la magia negra -especialmente por el uso de los clavos- pero no es así, ya que lo único que estamos haciendo es llamar al amor, sin deseos de dañar a nadie.

Necesitará:

1 limón
7 clavos plateados
7 cintas de seda color rosa
Procedimiento:

Antes de comenzar, deberá lavar con una esponja y jabón el limón que usará en el ritual.

Luego, tome los 7 clavos plateados y clávelos en diferentes partes del limón, visualizando el corazón de la pareja deseada.

A continuación, ate las siete cintas, una por clavo.

Una vez realizada esta tarea, recite la siguiente plegaria: “San Valentín, patrón de los enamorados, que de la misma manera que yo toco este limón, tu poder y sabiduría, introduzca en el corazón de mi amado (se puede decir el nombre de la persona) el amor que yo siento por Él, si ello es de ley”.

Guarde el limón tres días. Pasado este tiempo, saque los clavos y colóquelos en un lugar secreto de su habitación.

CEREMONIA A SANTA RITA

Para realizar esta ceremonia de pedido de amor eterno a Santa Rita, una mujer valiente,  primero deberá adquirir un escapulario (o en su defecto la imagen) de Santa Rita.

Para iniciar el ritual, tome una pequeña botellita de agua y diríjase a siete iglesias diferentes. En cada una de ellas, ponga un poquito de agua bendita en su botella.

Una vez tenga toda el agua bendita de las siete iglesias, consiga un poco de lacre rojo (también puede ser vela), para lacrar para siempre la botella. Le recordamos que el lacre puede adquirirse fácilmente en cualquier tienda en la que vendan velas y velones.

Una vez lacrada, ponga la botellita sobre el escapulario o estampa de Santa Rita, y recite una de las plegarias más conocidas y que ha pasado a ser de dominio popular: “Santa Rita, Rita, lo que se da no se quita, por el poder santo que confiere el agua bendita”.

Esta pequeña oración sólo debe ser dicha una vez, mirando fijamente la estampa.

Seguidamente, envuelva la botellita con el agua bendita y la estampa sagrada, en una pequeña bolsa blanca de algodón. Guárdela en un lugar seguro.

CRUZ DE LA ETERNIDAD

Consiga dos ramitas similares de pino, que tengan unas medidas próximas a los quince centímetros.
Luego, escriba en una su nombre y en la otra, el de su amado.
Ate las dos ramitas con hilo o cordón.
Una vez hecho esto, guarde la cruz en cualquier lugar de la casa, procurando siempre, que nadie la toque.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...